Nuestra unidad de ginecología dispone de un servicio de histeroscopia.

Por medio de esta técnica poco invasiva, nuestros ginecólogos visualizan de forma directa la cavidad uterina a través de una pequeña óptica acoplada a una cámara.

En casos de fallo de implantación o de aborto recurrente, la histeroscopia es una herramienta diagnóstica muy notable.

Es de vital importancia que la cavidad uterina esté en las mejores condiciones posibles para favorecer la implantación embrionaria y permitir que el embarazo se desarrolle con normalidad.

La histeroscopia nos permite diagnosticar y tratar en el mismo acto quirúrgico a la paciente, si procede, de patologías tales como pólipos endometriales, miomas de pequeño tamaño que invadan la cavidad uterina, septos o tabiques y adherencias. 

El procedimiento es rápido y se realiza normalmente en quirófano bajo sedación. Al tratarse de cirugía menor o ambulatoria, las pacientes se van de alta en 1 o 2 horas.