Quiero ser madre pero no tengo pareja ¿Qué puedo hacer?

Algunas mujeres deciden ser madre en solitario por distintas razones, y para conseguirlo nuestros especialistas recomiendan acudir a un centro de reproducción asistida.

Es importante recabar la mayor información posible sobre las distintas técnicas disponibles y sobre todo cuál es la recomendación en cada caso dependiendo de la salud reproductiva de cada mujer.

Atendiendo a estos criterios, las técnicas recomendadas por Tahe Fertilidad son:

ser madre en solitario
La inseminación artificial con semen de donante.

Es el procedimiento más sencillo. Se recomienda a mujeres menores de 38 años, que presenten una buena reserva ovárica, y que no tengan las trompas de Falopio obstruidas. Consiste en una estimulación hormonal suave de los ovarios para que produzcan como máximo dos ovocitos, para, en el momento adecuado, introducir en el útero con una cánula muy fina espermatozoides de donante anónimo.

La fecundación in vitro con semen de donante.

Este tratamiento se utiliza en mujeres jóvenes en las que ha fallado la inseminación artificial, en mujeres con obstrucción de las trompas de Falopio, o en mujeres con una reserva ovárica disminuida. En este caso, la estimulación ovárica es mayor, con el fin de obtener entre 5 y 10 ovocitos, que serán inseminados con semen de donante en el laboratorio, para posteriormente transferir uno o dos embriones a la cavidad uterina.

La donación de ovocitos con semen de donante.

Esta técnica de reproducción asistida se recomienda en mujeres con baja reserva ovárica debido a la edad u a otras circunstancias. Este tratamiento además del uso de espermatozoides de banco, requiere óvulos donados por una donante anónima. Se obtendrían embriones en el laboratorio con los ovocitos y espermatozoides donados, para posteriormente transferirlos al útero de la mujer receptora.

La adopción de embriones.

Se trataría de la transferencia al útero de embriones donados por otros pacientes. Este método es indicado para mujeres que no pueden utilizar sus propios ovocitos y que no quieren vitrificar embriones. Este tratamiento representa un menor coste económico que la fecundación in vitro o la ovodonación.

Si estás interesada en ser madre en solitario no dudes en contactar con nosotros, te informaremos de cuál es la mejor opción para ti.