Octubre, mes de la concienciación sobre el cáncer de mama

Desde hace años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra en octubre el mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama, con el fin de aumentar la concienciación sobre esta enfermedad e incrementar la atención y el apoyo prestados a su detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Cada año se diagnostican más de 1,3 millones de casos y es por mucho, el más frecuente entre las mujeres. Aunque todavía se producen más muertes de las deseadas debido a él, cada vez se incrementa la esperanza de vida de las mujeres que lo padecen gracias a la detección precoz.

A pesar de que es más frecuente en mujeres de edad avanzada, las pacientes jóvenes deben pensar de qué manera el tratamiento al que se van a someter, puede afectar a su capacidad para tener hijos en un futuro. Así, algunos tratamientos contra el cáncer de mama podrían afectar a la fertilidad de la mujer que lo padece: la radio y quimioterapia pueden dañar los ovarios, causando infertilidad.

Afortunadamente esto no ocurre en la mayoría de las mujeres pero es muy aconsejable hablar de este tema con el médico que está a cargo del tratamiento oncológico antes de empezarlo, ya que ese es el momento en el que se puede actuar para preservar la fertilidad.

Los métodos más utilizados para conservar la fertilidad antes de un tratamiento oncológico son:

La vitrificación de ovocitos.-

Para realizarla hay que proceder a la estimulación del ovario con un tratamiento hormonal y en el momento oportuno extraer los óvulos mediante una punción folicular para vitrificarlos en el laboratorio de reproducción asistida. Este proceso dura entre 10 y 14 días. En el caso de que tras el tratamiento oncológico la paciente no recupere su función ovárica habitual, se pueden utilizar estos ovocitos para realizar un ciclo de fecundación in vitro.

La vitrificación de embriones.-

Hasta no hace muchos años, éste era el único método al alcance de las pacientes, ya que la criopreservación de los óvulos no era posible técnicamente. Al igual que en el caso anterior, se extraen los óvulos, pero se fecundan en el laboratorio con el semen de la pareja, es decir, se realiza la fecundación in vitro antes de la vitrificación, por lo que se crioconservarán los embriones obtenidos, que se podrán transferir al útero de la mujer una vez que supere la enfermedad.

Existen bastantes evidencias científicas que muestran que no hay ningún aumento en la recurrencia del cáncer en las mujeres con cáncer de mama que se someten a un ciclo hormonal para vitrificar óvulos o embriones, por lo que se considera seguro, aunque cada paciente debe ser analizado de forma individualizada y sus riesgos valorados.

Congelación de tejido ovárico.-

Consiste en la extracción de parte del tejido de la corteza del ovario para posteriormente congelarlo en pequeñas tiras. Tras el tratamiento del cáncer de mama, este tejido se descongela y se coloca en la pelvis. Una vez que el tejido trasplantado comienza a funcionar nuevamente, los óvulos se pueden extraer mediante una punción folicular y fecundar en el laboratorio. Este tratamiento es todavía un procedimiento experimental y hasta el momento ha producido pocos nacimientos en todo el mundo.

Agonistas de la hormona liberadora de la gonadotrofina (GnRH).-

Los agonistas de GnRH son medicamentos hormonales de acción prolongada que se pueden usar para provocar que una mujer entre en menopausia por un corto periodo de tiempo. El objetivo de su uso es provocar que los ovarios dejen de funcionar durante el tratamiento del cáncer para así ayudarlos a protegerlos de los efectos deletéreos de los medicamentos utilizados. La idea es que la reducción de la actividad ovárica durante el tratamiento oncológico reduzca el número de óvulos que son afectados por éste, de manera que las mujeres puedan reanudar los ciclos menstruales normales tras él. Todavía no está clara la eficacia de este procedimiento, aunque parece que es más efectivo en mujeres menores de 35 años, y se considera experimental, aconsejándose utilizarlo conjuntamente con otro método más de conservación de la fertilidad, como la vitrificación de ovocitos.

Transposición ovárica.-

Este procedimiento consiste en alejar los ovarios de la zona que será tratada con radiación. Es una opción convencional para niñas o mujeres que van a recibir radiación en la pelvis. Este procedimiento se puede emplear tanto antes como después de la pubertad.

 

Sea cual sea el método utilizado para preservar la fertilidad, es muy importante hablar con el especialista antes de comenzar cualquier tratamiento oncológico ya que él es el especialista indicado para informar a la paciente.

En Tahe Fertilidad, por medio de un convenio entre la Cátedra Tahe Reproducción Asistida y el hospital Virgen de la Arrixaca hemos vitrificado ovocitos a más de 20 pacientes oncológicas de forma totalmente gratuita.