La endometriosis es una enfermedad crónica caracterizada por la presencia de endometrio fuera del útero. El tejido que recubre la cavidad uterina a veces crece en lugares donde no debería. Por ejemplo: ovarios, trompas de Falopio, vejiga urinaria, intestinos e incluso los pulmones,…etc. Esto induce una reacción inflamatoria que es la responsable de los síntomas de la enfermedad.

Entre un 5 y un 15% de las mujeres en edad fértil sufren esta enfermedad.

Del 30 al 40% de estas mujeres padecen esterilidad y en la actualidad, no existe un tratamiento efectivo para ellas. Dependiendo de la gravedad, puede llegar a acabar en cirugía. Por eso muchas de estas mujeres tienen que recurrir a técnicas de reproducción asistida para ser madres.
Cuando una paciente con endometriosis se somete a una fecundación in vitro, los ovocitos aspirados en la punción folicular son rápidamente limpiados, para minimizar el tiempo de contacto entre el ovocito y las células endometriales que han crecido dentro del folículo.

liquido folicular tahe fertilidad

En la imagen podemos observar la diferencia de un líquido folicular normal color amarillo, y un líquido folicular más oscuro que presenta células endometriales. Los ovocitos que proceden de esos folículos tienen menos capacidad de dar lugar a un embarazo. Han estado expuestos a sustancias que les son perjudiciales y que han sido excretadas por las células endometriales.

Entre los síntomas más comunes de la endometriosis destacamos:

⁃ Menstruaciones dolorosas, ocasionado por la presencia de prostaglandinas, responsables de las contracciones uterinas.
⁃ Relaciones sexuales dolorosas.
⁃ Dolor en el intestino o parte baja del abdomen, por la presencia de adherencias, muy evidentes en ocasiones en las evacuaciones intestinales.
⁃ Periodos menstruales abundantes o con pequeños sangrados entre los ciclos.
⁃ Problemas reproductivos.

Aunque la endometriosis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes, a su vez, es una de las más desconocidas y de difícil diagnóstico, ya que sus síntomas son muy variados y se pueden confundir con otras patologías. El diagnóstico puede retrasarse de 7 a 8 años, por lo que muchas veces nos referimos a ella como “la enfermedad silenciosa”.

Si sufres esta enfermedad y quieres ser madre no dudes en contactar con nosotros para asesorarte, la primera visita siempre es gratuita.