Inseminación artificial y fecundación in vitro: ¿en qué se diferencian?

¿Cuáles son las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro? ¿Qué tratamiento tiene mayor tasa de éxito? Alberto García Enguídanos, ginecólogo en Tahe Fertilidad, nos cuenta cuáles son las diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro.

Si estás buscando información sobre dos de los tratamientos de fertilidad más utilizados en la actualidad, no te pierdas este artículo.

diferencias inseminación fecundación in vitro

Las diferencias entre la inseminación artificial y la fecundación in vitro dependen fundamentalmente de dos factores: uno es la complejidad del proceso y otro es los resultados que se pueden ofrecer por cada uno de los intentos de embarazo.

¿Cuál es el proceso de la inseminación artificial?

Cuando hablamos de la inseminación artificial, la principal ventaja es que el proceso es más sencillo que en la fecundación in vitro (FIV). La paciente necesita una estimulación ovárica mucho más suave y una vez inducida la ovulación se introduce en el útero el semen preparado en el laboratorio.

Justo en ese momento que se está llevando a cabo la ovulación, es cuando se pide la muestra de semen y se introduce dentro del útero.

Rebeca Jiménez Alfaro, ginecóloga de Tahe Fertilidad, nos explica en un breve vídeo qué es y en qué consiste la inseminación artificial, uno de los tratamientos de fertilidad más utilizados actualmente.

Vídeo: explicación sobre la inseminación artificial

Se trata de una técnica de reproducción asistida mediante la cual introducimos una muestra de semen dentro del aparato reproductor de la mujer. Habitualmente se realiza dentro de la cavidad uterina y, dependiendo de la muestra de semen que se esté utilizando hablaremos de:

  • Inseminación artificial conyugal: se realiza con semen de la pareja o el marido.
  • Inseminación artificial con semen de donante: en los casos en los que se utilice una muestra de semen de banco o de donante.

La inseminación artificial está indicada en parejas heterosexuales que presentan alteraciones de la fertilidad leves, factores masculinos en los que el seminograma está alterado de forma leve, o pacientes jóvenes que tienen un problema de ovulación o de ovario poliquístico. Además, también es un tratamiento recomendado para parejas de mujeres, o mujeres sin pareja, en cuyo caso se utiliza semen de banco.

Pasos de la inseminación artificial

  1. El primer paso es la estimulación ovárica controlada de la paciente. Para ello, se comienza poniendo una medicación muy suave entre el segundo y el cuarto o quinto día de regla, y mediante ecografías en la consulta se le hace un seguimiento del desarrollo folicular.
  2. El segundo paso comienza en el momento que se han formado folículos de un tamaño adecuado o periovulatorios. Se induce la ovulación y a las 36 horas se realizaría el procedimiento en la consulta. Justo antes se prepara la muestra de semen en el laboratorio, se capacita, y se utiliza la fracción móvil. La muestra preparada se introduce a través de una cánula fina por el cuello del útero y se deposita en la cavidad uterina.
  3. Una vez realizado el procedimiento, las pacientes se quedan en la clínica en reposo durante unos 15 y 20 minutos. Después se marchan a casa y continúan con su vida normal.

Tasas de éxito

La tasa de éxito que se consigue con una inseminación artificial puede rondar entre el 15% y el 20% por ciclo en el mejor de los casos.

¿En qué consiste la fecundación in vitro?

Por su lado, en la fecundación in vitro es necesario hacer en la clínica una extracción en el quirófano de los óvulos de la paciente. En este caso, para evitar cualquier dolor o molestia, se utiliza una sedación. Seguidamente, es en el laboratorio dónde se juntan óvulos y espermatozoides y los embriones son los que se introducen dentro del útero. Se trata de un proceso un poco más complejo que la inseminación artificial.

Emilio Gómez Sánchez, embriólogo de Tahe Fertilidad, nos cuenta en qué consiste exactamente la fecundación in vitro, las diferencias entre la FIV convencional y la microinyección espermática, la duración de los tratamientos y sus tasas de éxito.

Vídeo: explicación sobre la fecundación in vitro

Como ya hemos visto, la FIV consiste en la inseminación de los óvulos por espermatozoides dentro del laboratorio. Básicamente existen dos formas de hacerlo:

  1. Fecundación in vitro convencional: consiste en la unión de espermatozoides y óvulos en una gota con medio de cultivo.
  2. ICSI o microinyección espermática: se utiliza en casos en los que hay pocos espermatozoides u otras patologías. Para ello, se introduce el espermatozoide dentro del óvulo utilizando una micro pipeta muy fina.

Estos tratamientos duran unos 15 o 20 días desde que empieza la estimulación para obtener los óvulos hasta que se realiza la transferencia embrionaria al útero de la mujer.

En cuanto a las tasas de gestación depende bastante de la edad de la mujer y las causas de la infertilidad, pero suelen rondar entre el 40 y el 50%. Usando semen de donante, la tasa es ligeramente mayor.

Principales diferencias entre inseminación artificial y fecundación in vitro

Una vez que ya hemos explicado en qué consiste cada uno de los tratamientos y cuál es su proceso, vamos a comentar en qué se diferencian principalmente, centrándonos en las tasas de embarazo por cada intento que son muy distintas en ambos tratamientos.

Como media, en una inseminación artificial se suele conseguir por cada intento una tasa de embarazo en torno a un 20-22%. En el caso de la fecundación in vitro, la posibilidad de éxito asciende a un 45%.

Sin embargo, la sencillez del proceso de inseminación nos hará valorar en algunos casos el llevar a cabo más de un intento. Será después de 3 o 4 ciclos, que se pueden realizar de forma seguida, las tasas de embarazo acumuladas pueden alcanzar el 65%.

Por eso en determinados casos, puede ser interesante llevar a cabo un tratamiento de inseminación artificial.

Vídeo: Diferencias inseminación artificial y fecundación in vitro

¿Tienes cualquier otra duda sobre estos tratamientos o cualquier otro? Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu situación sin ningún compromiso. Estaremos encantados de conocerte.

 

Related Posts