Baja reserva ovárica ¿qué es?

Se denomina reserva ovárica al número de óvulos que tiene cada mujer. Cuando ese número es menor de lo que debería ser para la edad de la paciente, hablamos de baja reserva ovárica. Las pacientes que la padecen pueden no tener ningún síntoma, o bien manifestar alteraciones menstruales.

Las mujeres que presentan baja reserva ovárica tienen una mayor dificultad para conseguir una gestación, ya que el número y la calidad de los ovocitos es muy importante para el éxito reproductivo.

El principal factor de riesgo para sufrir de baja reserva ovárica es la edad.

Las mujeres nacen con un número limitado de óvulos que se va reduciendo progresivamente con el tiempo hasta agotarse. Existen diversas circunstancias que pueden acelerar la reducción del número de ovocitos: la quimio o radioterapia, la cirugía ovárica, la endometriosis o enfermedades autoinmunes, antecedentes familiares de menopausia precoz o enfermedades genéticas que afecten al funcionamiento del ovario, aunque en algunos casos no hay una causa conocida.

La prevención de las consecuencias de la baja reserva ovárica pasa fundamentalmente por intentar el embarazo a edades más tempranas. Desde hace ya bastantes años, los estudios del Instituto Nacional de Estadística reflejan que las mujeres españolas tienen su primero hijo cada vez más mayores. En los centros de reproducción asistida sabemos lo que esto significa. Las mujeres que acuden a consulta presentan una edad más avanzada y a su vez esto implica una mayor dificultad para conseguir el embarazo, ya que como hemos visto, con el paso del tiempo disminuye tanto el número como la calidad de los óvulos.

La probabilidad de gestación mensual de forma natural a los 30 años es del 23% aproximadamente, a los 40 es alrededor del 6-7% y por encima de los 42 es de un 2-3%.