“Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra”. Anónimo.
Es algo que deberíamos practicar todos. Hacer el camino del tratamiento con una sonrisa nos ayudará a vivir la situación más tranquilos. No se trata de tener la sonrisa puesta las 24 horas del día y forzarse, no, pero si intentar una sonrisa desde nuestro interior hacía el exterior, pensar que nos va aportar más tranquilidad.
Esto también se debe hacer extensible a los que nos dedicamos al mundo de la reproducción: médicos, enfermeras, biólogos, psicólogos, auxiliares, administración y todo el personal de un centro de reproducción asistida. Una sonrisa al paciente que entra por la puerta seguro que hará que su entrada y camino en el Centro sea mucho mas llevadero.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual