Soy joven, ya tendré tiempo

soy joven, tendré tiempo

En la actualidad, una de las principales causas de esterilidad femenina con la que nos encontramos es la edad, ya que por diferentes motivos y razones, las mujeres cada vez deciden posponer más la maternidad.

Si hablamos de fertilidad femenina, los 40 NO son los nuevos 30.

En 1990, las estadísticas indicaban que las españolas tenían su primer hijo a los 26,8 años, sin embargo en 2013, la edad media se dilató hasta los 30,4 años.

Está demostrado que la mejor edad para que una mujer quede embarazada está por debajo de los 30 años, aunque entre los 30 y 35 sigue siendo un buen momento para la gestación; por encima de esta edad las posibilidades de éxito se reducirán severamente, ya que se produce un deterioro importante respecto al número y a la calidad de los óvulos que produce el cuerpo femenino.

Este efecto será todavía más acusado a partir de los 38 años cuando se disminuyen drásticamente las posibilidades de lograr una gestación. A esto se le suma que a partir de los 38 años también aumenta significativamente la posibilidad de sufrir un aborto, debido al mayor número de anomalías cromosómicas de los embriones.

Una mujer de 30 años de edad, sana y sin problemas de fertilidad, tiene una probabilidad del 20% de quedar embarazada en cada ciclo menstrual. Eso significa que de cada 100 mujeres, 20 tendrán éxito y las 80 restantes tendrán que intentarlo de nuevo. A los 40 años, esa posibilidad quedará reducida por debajo del 5% por ciclo menstrual.

La disminución de la fertilidad con la edad se produce tanto en la concepción natural como en los tratamientos de fertilidad. Las historias que, de vez en cuando, saltan a los medios de comunicación sobre mujeres que consiguen quedar embarazadas a edades tardías, llevan a muchas parejas a creer erróneamente que podrán permitirse posponer la maternidad todo lo que quieran, pero esto no se ajusta en absoluto a la realidad.

Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual