¿Qué es la endometriosis?¿Cómo afecta a la reproducción?

La endometriosis es una enfermedad crónica caracterizada por la presencia de tejido endometrial fuera del útero, lo que induce una reacción inflamatoria que es la responsable de los síntomas de la enfermedad. Se trata de un proceso cuya causa se desconoce, aunque se ha comprobado que existe una predisposición genética. Se estima que la endometriosis afecta al 7-15% de las mujeres en edad fértil. Los síntomas de la endometriosis son diversos, en ocasiones con una importante afectación de la calidad de vida, aunque algunas mujeres con la enfermedad podrían no tener síntomas. Las pacientes suelen presentar dismenorrea (dolor menstrual), dolor abdominal o de espalda, dolor durante y después de las relaciones sexuales, dolor al orinar o defecar, hemorragias y problemas de esterilidad.

El endometrio es el tejido que recubre la cavidad uterina. Este endometrio crece bajo estímulo hormonal (estrógenos) a lo largo del ciclo menstrual, con el objeto de acoger el óvulo fecundado. Si no se da esa circunstancia, el endometrio se expulsa (menstruación) y se renueva el siguiente ciclo. La enfermedad, por tanto, es estrógeno-dependiente, mejorando los síntomas tras la menopausia y durante la gestación. Debido a la gran variedad sintomática y a la conciencia generalizada por parte de las mujeres de que es normal que la menstruación duela, pueden pasar varios años hasta que la endometriosis es diagnosticada.

En relación con el diagnóstico de endometriosis, existen diversos métodos diagnósticos como la exploración física, la ecografía o el TAC, pero actualmente el método diagnóstico definitivo es la laparoscopia que permite la inspección visual de la pelvis.

Hoy día no existe un tratamiento para la endometriosis. El tratamiento es sintomático encaminado esencialmente a tratar el dolor y la esterilidad. Se usa terapia hormonal, analgesia, y en casos avanzados métodos quirúrgicos. La endometriosis grave con infiltraciones profundas debe ser tratada en centros especializados. El tratamiento de la endometriosis debe adecuarse a cada paciente y ésta debe participar activamente en la toma de decisiones para el control de su enfermedad.

El impacto económico de la endometriosis es inmenso. Dado que la edad en la que aparece esta enfermedad es coincidente con la etapa laboral de la mujer, el absentismo causado por  el dolor, así como las altas tasas de cirugía, el consumo de fármacos y los problemas reproductivos, representan un elevado consumo de recursos económicos.

Endometriosis y esterilidad

Tener endometriosis no es equivalente a “ser estéril”, aunque esterilidad y endometriosis se asocian con frecuencia. Se estima que entre el 30-40% de las mujeres con la enfermedad pueden tener problemas reproductivos. Por otra parte, al investigar parejas que no pueden concebir por causa femenina, entre el 25% y el 35% tienen en la endometriosis el origen de sus problemas. Una mujer que no puede concebir, tiene unas 6 a 8 veces más probabilidad de tener endometriosis.

Las mujeres con endometriosis asociada a infertilidad tienen menores tasas de embarazo cuando se hacen ciclos de fecundación in vitro. Estas tasas son menores cuánto mas severa es la enfermedad. Los pacientes con endometriosis suelen presentar menor número de ovocitos recuperados, de peor calidad, con disminución significativa en la tasa de fecundación, así como de implantación. No existe evidencia científica de que la cirugía de la endometriosis antes de la FIV mejore los resultados de ésta.

En cuanto al embarazo, las mujeres con endometriosis tienen una mayor incidencia de parto prematuro, preeclampsia, hemorragia anteparto, así como de complicaciones placentarias y cesáreas en comparación con las mujeres sin endometriosis.

Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual