¿Puede una profesión afectar a la fertilidad?

profesion afecta fertilidad

Hemos oído y leído en medios de comunicación y en diferentes redes sociales que hay profesiones que podrían afectar a la fertilidad pero ¿qué hay de cierto en esto?
Efectivamente, hay profesiones que presentan más riesgo de infertilidad que otras.

La producción de espermatozoides es un proceso muy complejo y fácilmente alterable del que dependen muchos factores. Aquellos puestos de trabajo en los que se está en contacto con sustancias tóxicas, pesticidas, etc. pueden afectar negativamente a la producción de espermatozoides. Dichas sustancias actúan como disruptores endocrinos y son capaces de producir cambios en el equilibrio y en las funciones hormonales, alterando, entre otras cosas, la función de los testículos.

Metales pesados como el plomo o el mercurio, producen un efecto tóxico en las células alterando la espermatogénesis.

Los trabajadores que se exponen a radiaciones ionizantes (operadores de máquinas de rayos X, etc.) pueden sufrir problemas de esterilidad de no interponer las medidas de seguridad adecuadas. Estas radiaciones actúan sobre el testículo, destruyendo las células precursoras de los espermatozoides.

Lo mismo ocurre con los varones expuestos a mucho calor (panaderos, bomberos, etc.) o que mantienen durante largas jornadas una posición que favorece el calentamiento de los testículos (chóferes, ciclistas, informáticos, etc.).

Esto es debido a que la espermatogénesis se produce a 35,5 – 36ºC, por lo que si se incrementa la temperatura en la zona testicular desciende la producción de espermatozoides y aumentan los niveles de fragmentación del ADN espermático.

Por último se han publicado estudios que muestran que varones sometidos a un alto nivel de estrés presentan menos espermatozoides que cuando no están afectados por él, por lo que acumular un alto nivel de estrés también puede ser causante del descenso de la fertilidad.

Respecto a la relación entre la salud reproductiva femenina y los puestos de trabajo hay menos información, aunque la exposición a radiaciones ionizantes y a sustancias tóxicas puede producir un descenso de la calidad de los óvulos y un incremento de las tasas de aborto.

Todo ello no significa que las personas que trabajan en estas profesiones sean infértiles, sino que estadísticamente se ha demostrado que tienen más probabilidad de padecer infertilidad. En todo caso no solo dependerá del puesto de trabajo que ocupen sino de una combinación de diferentes factores, desde genéticos hasta de salud general.