¿Puede la contaminación ambiental afectar a la fertilidad?

Mucho se ha escrito sobre el efecto de la contaminación ambiental en la salud humana y cómo provoca numerosas patologías que incluso causan miles de muertes en todo el mundo. Como no podría ser de otra manera, la polución también afecta a la capacidad de reproducirse de los humanos. Así, hay sustancias que actúan como disruptores endocrinos, productores de especies reactivas del oxígeno, e incluso causando modificaciones genéticas y/o epigenéticas.

En los últimos años se han publicado numerosos estudios relacionados con este tema. Así, en un artículo publicado en 2017 en el British Medical Journal (BMJ), se estudió la calidad seminal de más de 6.000 taiwaneses, descubriéndose que disminuía si residían en zonas con mayor concentración de partículas contaminantes en el aire.

Este efecto negativo de la contaminación del aire sobre la fertilidad también se muestra en las mujeres, ya sea actuando directamente sobre la estructura y función de los órganos reproductores o incrementando los niveles de abortos afectando al desarrollo embrionario, o bien alterando la producción de las distintas hormonas relacionadas con la fertilidad.

Como ejemplo de este último caso se publicaron unos artículos hace unos años en el que se comparaban los niveles de la hormona FSH y estradiol, indispensables para el correcto funcionamiento del ovario, entre mujeres policías de tráfico en la ciudad de Roma y mujeres de similares condiciones físicas y edad que no estaban expuestas a la contaminación producida por el tráfico. Los resultados fueron que las mujeres policía presentaban en el séptimo día del ciclo una mayor concentración de FSH y una menor de estradiol, lo que sugiere que la exposición a la contaminación medioambiental era la causante de este efecto.

En un artículo publicado en mayo de este año, en el que se comparó la fertilidad natural anual en una zona de California en la que se había desmantelado una planta productora de energía que utilizaba carbón, tras analizar 58.909 nacimientos se mostró que tras el cierre de la planta, las tasas anuales de fertilidad por cada 1.000 mujeres aumentaron en 8 nacimientos, si estas vivían a menos de 5 km de la central y, en 2 si lo hacían entre 5 y 10 km. Cuando el mismo análisis se realizó en mujeres que vivían cerca de otras 8 centrales térmicas que seguían en funcionamiento, no se observó ningún incremento en la fertilidad anual, por lo que se concluyó que el incremento de la fertilidad donde se ha retirado la central térmica se debe a esto y no a una coincidencia en el tiempo.

Como vemos, la contaminación ambiental tiene un importante impacto en la salud general de la población, y también afecta de forma particular a la salud reproductiva, es por ello que se hace necesaria una mayor concienciación de los problemas de protección del medio ambiente entre el público en general y las autoridades.