“¿Quién es culpable? ¿Quién responderá por ello? Hay que reflexionar, no hay que darse prisa en contestar”.
Vasili Crossman (Periodista y Escritor)
 
Uno de los significados de la palabra culpa es: “Falta más o menos grave, cometida a sabiendas y voluntaria”. ¡Vamos a pararnos y pensar!: que por que la causa de infertilidad sea masculina o femenina no somos culpables de nada, no hay que entrar en la culpa, ni mucho menos en culparse uno a otro. Esto no nos va a llevar a ningún lado sano. Es cierto que nos puede doler y entristecer pero si comenzamos a machacarnos lo único que conseguiremos es hacernos daño a nosotros y a nuestra pareja. ¡La culpa no es de nadie!, ninguno lo ha hecho a conciencia y de forma voluntaria. ¡Sí! podemos aprender a tomarlo como una dificultad que nos hemos encontrado en nuestro proyecto de vida en común.