Lo que come un hombre afecta a sus espermatozoides y a sus hijos

Investigadores de la Fundación Novo Nordisk de Dinamarca acaban de publicar en la revista científica Cell Metabolim que los espermatozoides de hombres obesos incorporan cambios químicos que pueden “encender” o “apagar” distintos genes, marcas epigenéticas, y que estos son diferentes a los de hombres delgados. Aunque no se conoce exactamente el efecto de estos cambios epigenéticos, los científicos creen que podrían influir en los genes relacionados con el control del apetito. Lo que explicaría, en parte, por qué los hijos de hombres obesos también son obesos. Es decir, la cantidad de comida que come un varón antes de ser padre puede influir en los hábitos alimenticios de los hijos.

Estos cambios no son irreversibles, ya que analizando, antes y después de la cirugía, a hombres que se sometieron a un bypass gástrico, observaron que estas marcas epigenéticas desaparecían al perder peso, fundamentalmente en los genes relacionados con el control central del apetito.

Este estudio, y otros parecidos, demuestran que los gametos no solo transportan información genética inmodificable de los progenitores. Y que el estilo de vida de los padres tiene implicaciones en la propia salud, y en la de sus hijos e incluso sus nietos.