Las Enfermedades de Transmisión Sexual y la infertilidad

Actualmente en países desarrollados, la principal etiología en parejas con problemas reproductivos es la edad, pero no debemos olvidar que históricamente la principal causa eran las infecciones por vía genital y las enfermedades de transmisión sexual.

Las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) forman aquel conjunto de afecciones clínicas infectocontagiosas que se transmiten mediante relaciones sexuales, por sangre, por el uso de jeringuillas contaminadas o de madre a hijo, en el periodo de gestación o durante el parto.

En los últimos años viene estableciéndose un aumento en el diagnóstico de las ETS. Estas infecciones pasan desapercibidas debido a la ausencia de clínica en ellas, y al no recibir tratamiento alguno, presentan mayor porcentaje de complicaciones, incluidas las reproductivas.

La infección por el virus del papiloma humano (HPV) es la ETS más frecuente. Su papel está relacionado con la esterilidad, basándose en la presencia del HPV en el semen.

La infección seminal por HPV ha sido asociada a la disminución de la movilidad del espermatozoide, así como a la fragmentación de su DNA y por ende a una mala calidad embrionaria. Estudios demuestran mayores tasas de aborto, siendo hasta cuatro veces superiores en parejas con HPV, si el miembro de la pareja afectada es el varón.

El efecto del HPV en la fertilidad de la mujer se traduce en alteraciones citológicas del cuello del útero, en el desarrollo de displasias de cérvix y en partos pretérmino.

La infección por Clamidia Trachomatis es otra infección de transmisión sexual, producida por una bacteria que cuenta con altas tasas de contagio a nivel mundial.

En Europa la incidencia oficial de Clamidia oscila entre el 1,5% y 3% debido a que la mayoría de los infectados no presentan clínica alguna, pero la prevalencia estimada por el centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades, revela entre un 5-10%. Por ello el 40% de las infecciones no tratadas acabarán desarrollando una Enfermedad Pélvica Inflamatoria, que puede desencadenar infertilidad en un 20% de los casos, un 18% de dolor pélvico crónico y un 9% de embarazo ectópico.

La infección por Clamidia en el varón también resulta asintomática en un 50% de los casos, su clínica más habitual es la uretritis y su complicación conlleva a la epididimitis y a la orquitis.  En caso de diagnóstico positivo hay que indicar tratamiento al paciente y a su pareja, debiéndose recomendar abstinencia sexual hasta la finalización del mismo y la realización de un control a los 7-14 días de haber finalizado el tratamiento, donde se constatará la curación clínica y microbiológica del paciente.

La prevalencia del VIH ( Virus de la Inmunodeficiencia Humana) en pacientes de edad fértil  junto con el aumento de la expectativa y calidad de vida derivada de la introducción de tratamientos antirretrovirales, han hecho que cada vez más parejas en las que al menos uno de sus miembros es seropositivo, se planteen tener hijos.

El contagio del hombre infectado a mujer seronegativa se puede reducir mediante técnicas de lavado de semen, y de mujer infectada a hombre seronegativo se puede controlar con terapia antirretroviral y protocolos de actuación (uso de la terapia antirretroviral en el embarazo y el parto, el nacimiento por cesárea y evitar la lactancia).

Casos como la Clamidia, Gonorrea, Ureaplasma y Mycoplasma, de no detectarse y tratarse a tiempo, pueden ocasionar daños en el aparato reproductor, conllevando complicaciones de infertilidad en las parejas, tanto en el caso de ellos como de ellas, ocasionando alteraciones en las trompas de Falopio, inflamación en los testículos, empobrecimiento de la calidad del semen e incluso abortos y partos prematuros.

Desde TAHE Fertilidad, recomendamos que en caso de existir cualquier tipo de sospecha de estar sufriendo una enfermedad de transmisión sexual, procedan rápidamente a realizarse las pruebas diagnósticas pertinentes con el fin de poder llevar a cabo el tratamiento adecuado, evitando así futuros problemas más graves de infertilidad y de salud.