La transferencia embrionaria ya se ha realizado, ¿Y ahora qué?

Después de la transferencia embrionaria, la paciente descansa en la habitación un rato más o menos largo, dependiendo de las clínicas, para después irse a casa. A partir de ese momento empieza el período del tratamiento más duro para l@s pacientes, “solo” queda esperar hasta el día de la prueba de embarazo, sin los ajetreos de ir a la clínica, ponerme la medicación, etc., algunas pacientes pueden sentirse solas. Estos 12-15 días están llenos de interrogantes, ¿qué puedo hacer, que no puedo hacer? ¿Hago reposo, no lo hago?, etc., etc. Es lógico, los pacientes desean hacer todo lo posible para que el tratamiento sea un éxito, y no quieren hacer nada que lo afecte negativamente. Algunas mujeres, incluso, se quedan en cama hasta el día de la prueba de embarazo, por su voluntad o por la de su pareja. Vamos a intentar daros algunas pistas de que cosas puedes hacer durante lo que algunas personas denominan la beta espera.

En primer lugar, ¡SÍ!, sí puedes ir al servicio, no ocurre nada, muchos pacientes nos preguntan sobre esto, y es lógico, “si me han colocado los embriones en el interior del útero estando tumbada, al levantarme a lo mejor se caen”, no te preocupes, eso no va a suceder. El cuerpo humano está diseñado para que esto no ocurra, en un embarazo sin tratamiento de reproducción asistida el embrión llega al útero sin previo aviso y la mujer no hace nada para que no se caiga. Hay pacientes que durante el tiempo de reposo en la habitación tras la transferencia no se mueven ni un milímetro, “no vaya a ser que los embriones se salgan”. Relájate, intenta disfrutar de ese momento de tranquilidad entre tu pareja y tú.

Por otro lado, no hay ningún problema porque vayas en coche hasta tu casa, incluso conduciendo. Esto no afectará a que los embriones implanten. En Tahe Fertilidad, tenemos un número considerable de pacientes extranjeros a los que les preocupa si pueden coger un avión el día después de la transferencia, e incluso el mismo día. Nosotros les recomendamos que se queden un día en Murcia descansando, relajándose después de unos días de muchos nervios, pero no hemos notado ninguna diferencia en los porcentajes de embarazo entre las parejas que se quedan un día y las que se van el mismo día o al día siguiente.

Un tema muy importante es el de la medicación. Cuando los pacientes dejan la clínica después de la transferencia deben llevar consigo la pauta de la medicación que el médico les ha recetado y tienen que tener muy claro lo que deben tomar y cuando. Ante cualquier duda no hay que tener ningún reparo en llamar al Centro, más vale una llamada que dejar una medicación porque “aunque en la receta pone que tengo que tomármela hasta el día de la beta, me suena que me dijeron que solamente 10 días”. Nunca tomes esas decisiones por tu cuenta, y si quieres añadir alguna medicación, siempre debe ser después de consultar con tu ginecólogo. Si tienes molestias en el abdomen, dolor de cabeza, fiebre continua, etc., consulta con tu clínica.

“¿Hago reposo?” la respuesta es contundente: ¡NO! El día de la transferencia tómatelo con tranquilidad, semireposo. Un poco de sofá y de mimos, un día sosegado. A partir del siguiente día, y hasta la prueba de gestación, haz lo que haces habitualmente en tu vida, siempre y cuando tu normalidad no sea realizar actividades que supongan levantar pesos excesivos, hacer ejercicio físico intenso, etc. Y ¡¡malas noticias!!, puedes incorporarte a tu trabajo, aunque como hemos dicho anteriormente, siempre que no implique grandes esfuerzos, una actividad física elevada o mucho estrés. Hay estudios científicos que prueban que el reposo absoluto no mejora las tasas de gestación y además si te quedas en casa, y sola, le vas a dar muchas vueltas a la cabeza sobre si te vas a quedar o no embaraza, vas a estar atenta a cualquier sensación de tu cuerpo, etc. y eso puede ser demoledor para tu salud mental, y seguramente no es bueno para que se produzca la implantación. Si decidiste tomarte estos días de vacaciones, haz lo que harías si estuvieras de vacaciones en casa, levántate tarde, duerme la siesta, come relajadamente, visita a tus amigos, sal a pasear, lo que sea menos quedarte encerrada en casa dándole vueltas a la cabeza.

Sobre el tema del baño, hay cierta discrepancia entre los profesionales. Nosotros aconsejamos que te duches, pero si quieres bañarte, ir a la playa, al balneario, etc., espera a que la progesterona vaginal se haya absorbido, y así pueda hacer su efecto, al menos 2-3 horas desde que te la pones.

La misma discrepancia existe con las relaciones sexuales entre loa especialistas, ¿se pueden mantener o no hasta el día de la prueba de gestación? En Tahe Fertilidad aconsejamos no mantener relaciones sexuales hasta pasados 4 días de la transferencia embrionaria por varios motivos: si se ha realizado una punción folicular los ovarios están estimulados por lo que habrán incrementado su tamaño, así, al tener relaciones sexuales con penetración se podrían desplazar, causando dolor en la mujer. Además, el orgasmo puede provocar contracciones uterinas, lo que no estaría indicado en el momento de la implantación embrionaria.

“¿Y qué hago con la alimentación?” Pues seguir con la que estés acostumbrada, aunque se recomienda que sea una dieta equilibrada, sin excesos pero sin grandes restricciones que te acaben sacando de quicio, y estos días no estás para estar de mal humor. Come fruta, verdura, pescado, frutos secos, etc. Por supuesto, el consumo de alcohol y el tabaco deben ser ocasionales, y si bebes poco café, mejor que mejor. Ya solamente falta que bebas mucha agua, 1 litro y medio al día, y verás que esta dieta se le recomienda a todo el que quiera llevar una vida un poco más sana.

Un punto muy a tener en cuenta durante estos días de espera son los síntomas, tanto si los tienes como si no. Todo, como es lógico, te parece importante. Puedes sentir algunos pinchazos abdominales, cambios en los senos, fatiga, o puedes no tener ningún síntoma. Ten en cuenta que tras la transferencia y por la medicación que has tomado o estas tomando, tu cuerpo es un coctel hormonal. Cada mujer responde de manera diferente, y ni en uno caso significa que estés embarazada, ni en el otro que no lo estés. Si preguntas a amigas que hayan pasado por lo mismo que tú, te dirán su experiencia, que no tiene por qué ser la tuya.

Algunas veces aparece un leve sangrado. Eso siempre os preocupa bastante, pero no tiene que significar que algo vaya mal. Se puede deber a la manipulación durante la transferencia, a la implantación, a la introducción de la progesterona en la vagina, etc. De todos modos, no está de más que consultes con tu Centro, sobre todo si el manchado no cesa y se hace más abundante. Ante esto no se puede hacer mucho, si tu médico lo considera oportuno te aumentará la dosis de progesterona y te pondrá en reposo. La prueba de embarazo no detectará nada hasta los 12-15 días de la transferencia o dará un falso positivo si se hace demasiado pronto ya que para estimular la maduración de los óvulos antes de la punción folicular se te puso una inyección de hCG (gonadotropina coriónica humana) y ésta dará positivo en un test de embarazo, y por ecografía tampoco se verá nada.

Por último, pero no menos importante, estos días de espera deben ser tranquilos psicológicamente. Evita situaciones que te causen ansiedad y nerviosismo, bastante tienes con tu propia ansiedad como para añadirle más. Intenta estar positiva y relajate lo más posible, es buen momento para empezar a meditar, te ayudará a estar más tranquila y a ponerte en contacto con tu cuerpo y tu mente.

Una cosa a tener muy en cuenta, es completamente falso que si no te quedas embarazada hay algo que podrías haber hecho para que no fuera así. SIEMPRE PIENSA QUE LO HAS HECHO LO MEJOR QUE SABÍAS. ¡Mucha suerte!