La infertilidad no es un problema de hombres

tratamiento fertilidad masculina

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada seis parejas en el mundo sufre problemas de fertilidad. Hasta no hace tanto tiempo la imposibilidad de tener descendencia se achacaba únicamente a “problemas” de mujeres, dejándose al hombre al margen de la ecuación. Una percepción errónea y que poco a poco ha ido cambiando en nuestra sociedad.

En la actualidad, sabemos que la contribución del hombre a la infertilidad de la pareja puede llegar a ser de hasta el 40-50%, y en un 20-30% de los casos, resultar ser la única causa.

Normalmente, se habla de causa masculina de infertilidad cuando el número de espermatozoides del eyaculado es bajo, menos de 15 millones/ml, cuando su motilidad es baja, menos de 30% de espermatozoides móviles progresivos, o cuando su morfología no es la adecuada, menos del 4% de espermatozoides normales.

También existen espermatozoides que son incapaces de fecundar al óvulo, a pesar de tener buena motilidad y morfología, o espermatozoides que no portan el número adecuado de cromosomas en su interior (23), no dando lugar a embriones viables.

Las causas por las que se producen estos problemas son variadas, y pueden ir desde un desajuste hormonal, una obstrucción de los conductos deferentes, un problema gonadal, una alteración genética, enfermedades de transmisión sexual y una gran cantidad de causas todavía desconocidas. Por supuesto, el abuso del alcohol, del tabaco, de los anabolizantes y de otras drogas afecta negativamente a la calidad del semen.

Existen algunas recomendaciones que se pueden seguir para prevenir la aparición de alteraciones reproductivas en el varón:

  • Evitar, en lo posible, exponerse a contaminantes ambientales o químicos, ya que éstos pueden afectar a la función testicular, reduciendo la producción de espermatozoides.
  • Disminuir el consumo de sustancias tóxicas, como el tabaco, el alcohol, drogas, anabolizantes, etc., ya que afectan tanto a la producción como a la calidad del semen.
  • Minimizar el riesgo de adquirir enfermedades de transmisión sexual.
  • No exponer los testículos a temperaturas elevadas, ya por encima de 36,5ºC producen menor cantidad de espermatozoides.
  • Reducir el estrés. Está comprobado que los hombres sometidos a altos niveles de estrés presentan menor cantidad de espermatozoides.
  • Cuidar la alimentación siguiendo una dieta equilibrada. Los antioxidantes, como las vitaminas E y C, que se encuentran en frutas y verduras, pueden mejorar la calidad del semen, así como el consumo de calcio, zinc y de vitamina D.

En resumen, aunque existen factores sobre los que no podemos influir, seguir una vida sana, con una alimentación saludable y la practica moderada de ejercicio, favorecerá a la fertilidad masculina.

Si sufre problemas de esterilidad masculina no dude en contactar con nuestra clínica de fertilidad en Murcia y estudiaremos en profundidad la viabilidad de su caso: www.tahefertilidad.es/contacto/

Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual