La fertilidad y la contaminación

La contaminación ambiental y la fertilidad humana

Hace años que somos conocedores de que la contaminación ambiental supone una seria amenaza para la salud, siendo sobradamente conocida su directa implicación en casos de enfermedades respiratorias y en la aparición de tumores. Si nos centramos estrictamente dentro de los términos reproductivos, sus efectos siguen siendo bastante desconocidos para la población.

Dos recientes publicaciones realizadas por el equipo médico del hospital del Mar de Barcelona, han concluido que la polución del aire reduce la fertilidad e incrementa el riesgo de abortos, además de provocar un descenso de la calidad espermática.

Otros efectos producidos por los contaminantes ambientales podrían ser cáncer testicular y prostático, anovulación, malformaciones fetales, parto prematuro, retraso del crecimiento uterino e incluso endometriosis.

Se han publicado estudios que también relaciona la exposición de mujeres a tóxicos medioambientales, pesticidas y otros contaminantes, con la aparición de cuadros de menopausia precoz.

La fertilidad masculina

Un artículo publicado en 2015 demostraba que en el caso de los ratones, la exposición durante la vida fetal a contaminantes ambientales, disruptores endocrinos, disminuye la fertilidad masculina durante al menos tres generaciones. Estos contaminantes ambientales alterarían los genes implicados en el desarrollo testicular y en la fertilidad masculina, incluso varias generaciones después de producirse la exposición a los contaminantes ambientales durante la vida fetal.

Es necesario seguir investigando en profundidad sobre esta materia, pero se empieza a vislumbrar la importancia que tienen los efectos de la contaminación sobre la fertilidad de hombres y mujeres.

Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual