chica-preserva-Tahefertilidad
“Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”  Buda (Sabio, fundador del budismo)
Aprende a elegir tus propios pensamientos durante todo el camino de tu tratamiento de fertilidad. Ya sé que es inevitable que aparezcan los pensamientos negativos pero cuando afloren aprende a darles otro camino, a invitarles a que pasen como si fuera una nube. Cuando vamos al supermercado a comprar frutas o verduras, lo primero que hacemos es mirarlas, tocarlas u olerlas. Pues lo mismo podemos hacer con nuestros pensamientos, verlos y si no nos interesan invitarlos de una forma asertiva y educada a que se marchen: “Ahora no tengo tiempo para ti” y aprender a sustituirlos por otros más sanos.