Esterilidad de origen desconocido, ¿y ahora qué?

¿Por qué? Eso es lo primero que uno se pregunta cuando el embarazo no se consigue, qué me/ nos pasa que no podemos tener un hijo. Vamos al especialista y nos hacemos todas las pruebas diagnósticas posibles y acudimos a la consulta con una carpeta llena de resultados, y en algunos casos la respuesta es: “esterilidad de origen desconocido”, ¿Qué? ¿Si no me ocurre nada a mí y no le ocurre nada a él, por qué no me puedo quedar embarazada?

Nos es tan fácil, para que una mujer quede gestante deben de producirse un sinfín de acontecimientos de forma sincronizada y perfecta. A modo de resumen aquí os detallamos unos cuantos:

  • Las hormonas que estimulan el desarrollo de los ovocitos tienen que producirse en el cerebro y en la pituitaria y liberarse en el momento adecuado.
  • Los óvulos deben tener una buena calidad y un número correcto de cromosomas (23).
  • Los ovocitos tienen que madurar, para lo que el cerebro producirá suficiente cantidad de la hormona LH para estimular la última fase de este proceso.
  • El folículo, la estructura en cuyo interior está el ovocito, debe romperse y liberar al óvulo dentro de la trompa de Falopio.
  • Los espermatozoides, que deben ser de buena calidad y estar en buen número, tienen que sobrevivir a su paso por la vagina, atravesar el moco cervical y nadar por la trompa hasta encontrar al ovocito.
  • Una vez encontrado el óvulo, los espermatozoides tienen que traspasar las células que lo rodean y la zona pelúcida, la “cáscara del huevo”.
  • Se debe producir la fecundación y el ovocito fecundado tiene que ser capaz de dividirse.
  • El embrión debe recorrer lo que queda de trompa para llegar al útero, aproximadamente el día 5 de desarrollo, cuando ya sería un blastocisto.
  • Éste, debe ser capaz de romper la zona pelúcida y salir para pegarse al endometrio, que se tiene que haber desarrollado correctamente, y colonizarlo.
  • Etc, etc.

Como vemos, deben ocurrir una gran cantidad de acontecimientos para que se produzca un embarazo y en la actualidad no somos capaces de poder detectar todos los posibles fallos de todo este proceso con pruebas diagnósticas, así, aproximadamente un 15-20% de pacientes estériles reciben el diagnóstico de esterilidad de origen desconocido. En realidad, tras éste lo que hay es una falta de conocimiento de todas las posibles causas, que como hemos visto son muchas. Seguramente al paciente se le debería decir: “con lo que sabemos hoy sobre la esterilidad no hemos sido capaces de descubrir cuál es vuestro problema. Quizás en unos años sí lo sabremos”. Las pruebas que se realizan hoy en día a los pacientes cubren las principales causas de esterilidad, pero como bien saben ese 15- 20% no cubren todas, existen “subcausas” que no podemos determinar. No hay nada más frustrante que no saber a ciencia cierta qué es lo que provoca que no pueda conseguir el embarazo. Las buenas noticias son que en la mayoría de los casos el pronóstico de estos pacientes no es malo, aunque deben someterse a tratamientos de fertilidad, ya que sus posibilidades de gestación de forma “natural” se reducen bastante. En muchos casos estos pacientes empezarán con coitos programados o inseminaciones artificiales y las posibilidades de gestación son altas. Pero si tras 3 ó 4 inseminaciones artificiales con estimulación ovárica no se ha conseguido gestación, hay que pasar a la fecundación in vitro (FIV) para incrementar las posibilidades de embarazo, y además nos puede servir para detectar algunas de las “subcausas” que impiden la gestación, como una baja calidad ovocitaria o embrionaria. Lo que en algunos casos nos puede llevar a tratamientos más complejos como el diagnóstico genético preimplantacional.

¿Pero yo puedo hacer algo? Pues sí, vosotros podéis poner vuestro cuerpo a punto para que estos tratamientos que intentan solucionar un problema sin conocer la causa encuentren a vuestro organismo lo más preparado posible y quizás se elimine alguna de las “subcausas” de esterilidad. ¿Por qué no cambiar a un estilo de vida y una dieta más saludable? Elimina el tabaco de tu vida. Hay muchas publicaciones que relacionan el tabaco con problemas de fertilidad. Haz ejercicio moderado. No hace falta que corras un maratón, pero sí que te levantes del sillón y salgas a caminar, a correr o a nadar. Reduce la ingesta de alcohol, vaso de vino o una cerveza no hace mal a nadie, pero no mucho más de eso. Olvida esos aperitivos con cervecitas que tanto te gustan, busca una alternativa sin alcohol. Lo mismo ocurre con la cafeína, cuanto menos tomes, mucho mejor. Debes eliminar de la dieta diaria los carbohidratos refinados, pan blanco, pasta, arroz blanco, productos de panadería dulces, como pasteles y galletas, refrescos, etc. Son alimentos muy refinados y procesados, por lo tanto pierden la mayor parte del valor nutritivo y de fibra. Pueden producir un aumento en los niveles de insulina, que afectaría a tu fertilidad. En su lugar toma espárragos, remolacha, brócoli, zanahorias, judías y guisantes verdes, nueces crudas y semillas, pasta de grano entero, arroz integral, etc. Toma frutas y vegetales, además de vitaminas y minerales, te aportarán antioxidantes naturales que te ayudarán a eliminar radicales libres del oxígeno que son perjudiciales para muchos procesos del cuerpo, pudiendo afectar a los espermatozoides y óvulos. Intenta tomar al día 2 platos de fruta y 2 y medio de vegetales. Cuanto más brillante sea su color, más nutrientes nos proporcionarán. Elimina algo de carne de tu dieta, sustituye su aporte de proteínas con habichuelas, guisantes, soja, tofu o nueces. Come pescado, salmón, atún, sardinas o arenques un par de veces por semana, son una fuente de omega3 excelente. Descarta que no seas celiaca o intolerante al gluten, empiezan a publicarse artículos científicos que relacionan la celiaquía con la esterilidad.

Además de tu cuerpo, intenta cuidar tu mente. Cada vez son más los estudios que demuestran que una buena preparación emocional durante un tratamiento de reproducción asistida aporta grandes beneficios a los pacientes, facilitándoles todo el proceso y aumentando la posibilidad de conseguir el embarazo deseado. Algunos autores han relacionado altos niveles de éstres con menores tasas de gestación. Actividades como el yoga, la meditación, técnicas de respiración, etc. pueden ayudaros en todo este proceso.

Para terminar y como resumen, decir que el tratamiento de la esterilidad de origen desconocido se debe basar en las características individuales de cada paciente, como edad, eficacia del tratamiento, efectos secundarios y coste beneficio, y que una buena preparación tanto física como emocional nos puede ayudar a llevar mucho mejor todo este proceso.

Fuentes:

  • Diagnosis and Treatment of Unexplained Infertility. Alexander Quaasand AnujaDokras. Rev Obstet Gynecol. 2008 Spring; 1(2): 69–76.
  • Parental diet, pregnancy outcomes and offspring health: metabolic determinants in developing oocytes and embryos. Sinclair KD, Watkins AJ. ReprodFertil Dev. 2013; 26: 99-114
  • http://cuerpomentefertilidad.es
  • Risk of infertility in patients with celiac disease: a meta-analysis of observational studies. Lasa JS, Zubiaurre I, Soifer LO 2014 Apr-Jun; 51:144-50.
  • Unexplained Infertility Background, Tests and Treatment Options.Richard Sherbahn MD. Advanced Fertility Center of Chicago
  • 5 Frustrating Facts About Unexplained Infertility… and How to Cope. Heather Huhman. The Huffington Post.