El Virus del Papiloma Humano: Las 10 preguntas fundamentales

1. ¿Qué son los virus del papiloma  humano y cómo se transmiten?

Los virus del papiloma humano (VPH), o papilomavirus, son un grupo de más de 100 tipos de virus. Los VPH pueden causar las verrugas comunes que crecen en las manos o en los pies y son diferentes de los que causan tumores en la garganta o en el área genital. Algunos tipos de VPH están relacionados con ciertos tipos de cáncer. Se les llama virus del papiloma humano oncogénicos o carcinogénicos de alto riesgo, o lo que es lo mismo con alto potencial para causar cáncer.

Entre los más de 100 tipos de VPH, más de 30 pueden transmitirse de una persona a otra por medio de contacto sexual. Aunque sean transmitidos por contacto sexual, los médicos no pueden decir con certeza cuándo ocurrió la infección. La mayoría de las infecciones de VPH aparecen sin síntomas, y desaparecen sin tratamiento alguno en el transcurso de unos pocos años. Sin embargo, algunas veces, la infección por VPH permanece por muchos años, pudiendo causar, o no, anormalidades celulares.

2. ¿Qué son verrugas genitales?

Algunos tipos de VPH pueden producir verrugas en los genitales, en el ano, o cerca de éstos. Las verrugas genitales (técnicamente conocidas como condiloma acuminado) están relacionadas generalmente con dos tipos de virus del papiloma humano, el VPH–6 y el VPH–11. Las verrugas pueden aparecer varias semanas después del contacto sexual con una persona que esté infectada con VPH, o tras varios meses o años; o, tal vez, puede que nunca aparezcan. Los VPH también pueden causar lesiones planas anormales en el área genital y en el cuello del útero o cérvix (la parte inferior del útero que se extiende a la vagina). Sin embargo, las infecciones de VPH generalmente no causan síntomas.

3. ¿Cuál es la relación entre la infección por virus del papiloma humano y el cáncer?

Los VPH se consideran ahora como la causa principal de cáncer cervical. En 2006, el cáncer cervical afectó a cerca de medio millón de mujeres en el mundo, y se cobró 250 000 vidas. Los estudios sugieren también que los VPH pueden desempeñar un papel en los cánceres de ano, vulva, vagina y algunos cánceres de orofaringe (la parte central de la garganta que incluye el paladar blando, la base de la lengua y las amígdalas). Los datos de varios estudios sugieren también que la infección por VPH representa un factor de riesgo para el cáncer de pene.

4. ¿Existen tipos específicos de VPH que están relacionados con el cáncer?

Algunos tipos de virus del papiloma humano se conocen como virus de “bajo riesgo” porque rara vez se convierten en cáncer. Los VPH que tienen más probabilidades de convertirse en cáncer se conocen como virus de “alto riesgo”. Tanto los virus de alto como los de bajo riesgo pueden causar el crecimiento de células anormales, pero generalmente sólo los tipos de VPH de alto riesgo pueden resultar en cáncer. Los VPH de alto riesgo que se transmiten por contacto sexual son los tipos 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 69 y posiblemente algunos otros. Los tipos 16 y 18 son responsables del 70% de los cánceres de cuello de útero. Es importante mencionar, sin embargo, que la mayoría de las infecciones de VPH de alto riesgo desaparecen por sí solas y no causan cáncer.

5. ¿Cuáles son los factores de riesgo para la infección por VPH y el cáncer cervical?

Tener muchas parejas sexuales es un factor de riesgo para la infección por VPH. Aunque la mayoría de las infecciones por VPH desaparecen por sí solas sin causar ninguna anormalidad, la infección por los tipos de VPH de alto riesgo aumenta la posibilidad de que anormalidades leves se conviertan en más graves o en cáncer cervical. Sin embargo, entre las mujeres que sufren cambios anormales en las células por un tipo de alto riesgo de VPH, solo un pequeño porcentaje presentaría cáncer cervical si no se extirparan las células anormales. Los estudios sugieren que el hecho de que una mujer padezca cáncer cervical depende de una variedad de factores que actúan juntos con los VPH de alto riesgo. Los factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer cervical en mujeres infectadas con VPH incluyen fumar y tener muchos hijos.

6. ¿Se puede prevenir la infección por virus del papiloma humano?

La manera más segura de eliminar el riesgo de una infección genital por VPH es evitar cualquier tipo de contacto genital con otro individuo.

Para aquellas personas que optan por ser activas sexualmente, una relación a largo plazo, mutuamente monógama con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección genital de VPH. Sin embargo, es difícil determinar si la pareja que ha sido sexualmente activa en el pasado está infectada o no con el virus. El uso del preservativo se ha sido asociado con una tasa más baja de incidencia de cáncer cervical, por lo que es una buena forma de prevenir la infección por virus del papiloma humano. Aunque hay que tener en cuenta que no protege todas las zonas; en el caso de que una mujer estuviera infectada, a pesar de que el hombre utilizara el preservativo, la zona de los labios genitales entra en contacto con la base del pene así como con el pubis, por lo que no garantizaría que no hubiera contagio. También es importante aclarar que el VPH se transmite por contacto, no hace falta que se mezclen fluidos, por lo que la mayoría de las transmisiones se producen durante los juegos “preamatorios”, ya que habitualmente no se utiliza el preservativo hasta el momento previo a la penetración.

Existe una vacuna altamente efectiva para prevenir las infecciones con los tipos 16 y 18, como vimos anteriormente los dos tipos de VPH “de alto riesgo” que causan la mayoría (70 por ciento) de los cánceres cervicales, y los tipos 6 y 11, los cuales causan la mayoría (90 por ciento) de las verrugas genitales.

7. ¿Cómo se detectan las infecciones de VPH?

El análisis de las muestras de células cervicales o de cuello uterino es una forma efectiva de identificar los tipos de VPH de alto riesgo que pudieran estar presentes. Existe una prueba para VPH que se realiza en las mujeres que tienen un resultado ambiguo en la citología rutinaria. Consiste en la búsqueda en las células del cervix de ADN viral de 13 tipos de VPH de alto riesgo que están relacionados con la presencia de cáncer cervical. Por medio de esta prueba se puede detectar los VPH aun antes de que se haya producido cualquier cambio visible conclusivo en las células cervicales. Actualmente, no hay exámenes aprobados para detectar la infección por VPH en los hombres.

8. ¿Qué pruebas se usan para detectar y diagnosticar los estados precancerosos del cérvix?

La citología cervical es la forma estándar para identificar cualquier cambio celular del cérvix. Se realiza generalmente como parte de un examen ginecológico. Las recomendaciones actuales son que las mujeres se hagan una citología al menos una vez cada 3 años, comenzando alrededor de 3 años después de que hayan empezado a tener relaciones sexuales con penetración, y siempre después de los 21 años de edad.

Ya que la prueba de VPH puede detectar los tipos de VPH de alto riesgo en las células del cérvix, es necesario decidir qué mujeres con alteraciones citológicas necesitan exámenes adicionales, tales como la colposcopia y biopsia de cualquier área anormal. (La colposcopia es un procedimiento en el que se usa un instrumento luminoso, de aumento, llamado colposcopio para examinar la vagina y el cérvix. La biopsia es la extracción de un pedazo pequeño de tejido para diagnosticarlo). Además, la prueba de VPH puede ser una adición útil a la de Papanicolaou para los exámenes selectivos generales de detección de mujeres de 30 años o más.

9. ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la infección por VPH?

Aunque actualmente no hay una cura médica para la infección por los virus del papiloma, las lesiones y verrugas causadas por estos virus se pueden tratar. Los métodos más usados son la criocirugía (congelamiento que destruye el tejido), la escisión electroquirúrgica y la cirugía convencional. Tratamientos similares pueden usarse para las verrugas genitales externas. Además, pueden administrarse algunos medicamentos para tratar las mismas.

10. ¿Para qué sirve la vacuna?

La vacuna protege contra algunos tipos de virus del papiloma humano que pueden producir cáncer del cuello uterino, verrugas genitales y alteraciones precancerosas del cuello uterino. Así, protege contra los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH y podría generar inmunidad cruzada contra otros serotipos oncogénicos.

Si ya se contrajo la infección antes de ponerse la vacuna, ésta no protegerá del virus. No tiene efecto curativo, sólo preventivo. La vacuna tampoco previene otros tipos de infecciones por el VPH ni otras enfermedades de transmisión sexual.