¿Cómo se producen los espermatozoides?

Casi todo el mundo sabe que los espermatozoides se “fabrican” en los testículos, pero menos gente conoce como es todo el proceso. Vamos a intentar explicarlo brevemente:

Dentro de los testículos se encuentran los túbulos seminíferos, que son unos tubos largos que ocupan casi la totalidad del testículo, su función es producir los espermatozoides. Sus paredes están cubiertas por espermatogonias, las células germinales que al dividirse y madurar dan lugar a los espermatozoides, y las células de Sertoli, que sostienen a las células germinales e intervienen en su nutrición. Dentro del testículo también se encuentran las células de Leydig que producen la testosterona.

El proceso de formación de los espermatozoides se llama espermatogénesis y está regulado por diferentes hormonas. Tiene una duración de aproximadamente 65-70 días, esto significa que un espermatozoide tarda 2 meses y medio en llegar a un estado de maduración suficiente para poder fecundar a un óvulo. Una vez producidos los espermatozoides en el túbulo seminífero, se expulsan al centro de él y son transportados hasta el epidídimo, donde maduran. El epidídimo es un tubo estrecho y alargado, situado en la parte superior y posterior del testículo. Los espermatozoides que son eyaculados están almacenados en el epidídimo, no en el interior del testículo. Para que este proceso de producción y maduración funcione correctamente, el testículo debe estar a una temperatura cercana a un grado inferior a la del resto del cuerpo, por eso en invierno, cuando hace frío, los testículos se pegan al cuerpo, y en verano, cuando hace calor, se separan de él.

A la hora de mejorar la calidad seminal con complejos vitamínicos, cambios de alimentación o de estilo de vida, hay que tener en cuenta el tiempo de producción de los espermatozoides, por lo que al menos tardaremos 3 meses en observar alguna mejoría en la calidad espermática.

Embryoscope
primera visita
financiacion
Visita virtual